Grecia 1999 - Bibiana1

Vaya al Contenido

Grecia 1999

Mis Viajes
El viaje a Grecia lo realizamos con un grupo de personas en un tour por Atenas, llegamos a Grecia en Marzo de 1999 en un vuelo que duró algo más de tres horas, viajaba con mi mujer Carmen, mi acompañante en mis escapadas una gran viajera como yo aunque en otros tiempos todavía no aceptaba ir a cualquier sitio (ahora se apunta a un bombardeo), la temperatura estupenda, desde que llegas al aeropuerto te das cuenta de lo parecidos que son los griegos a nosotros los españoles ese aire mediterráneo, ese bullicio y esas voces típico de nosotros los latinos.

Llegamos al aeropuerto Eleftherios Venizelos se encuentra situado en la localidad de Spata a unos 38 kms de la Plaza Omonia y nos dirigimos al hotel para ducharnos y arreglarnos para empezar a conocer Atenas, el hotel en el que nos hospedamos en Atenas era el The Athens Hilton en el centro de la ciudad al lado de la Plaza de Syntagma y de la Plaza Omonia también estaba muy cerca de la Plaza de Monasteraky, de la Acrópolis, del mirador del monte Lykavittós y del Museo de la Guerra.

Visitar Atenas es visitar el caos, a simple vista es una ciudad fea, sucia, mal cuidada y en algunas zonas decadente pero hay que perderse, callejear, encontrar esos rincones secretos que los turistas buscan, esos rincones que estamos ansiosos por encontrar, ese monumento o plaza que nos haga sentirnos de manera especial en esa ciudad y eso es lo que nos paso con Atenas, durante este viaje hicimos amistad con una pareja que venía de A Coruña aunque ella era de Vigo, se llamaban Cati y Miguel o Mijail para los amigos.

El primer día nos llevaron en autocar a recorrer los lugares más emblemáticos de Atenas, primero fuimos a la Plaza Sintagma donde se visita el Parlamento Griego – antiguo Palacio Real - la tumba al soldado desconocido y el famoso cambio de guardia de los soldados Evzones que desfilan con el traje nacional griego, no es el cambio de la guardia de Londres pero solo por el calzado y las minifaldas de los Ezvones vale la pena dejarse caer por allí.

Seguidamente fuimos hasta el Estadio Panathinaiko también llamado Kallimarmaro y más adelante en las afueras de Atenas nos paramos en la Academia de Atenas o  Academia platónica escuela filosófica fundada por Platón, pasamos por la Iglesia Ortodoxa de Grecia, después nos dirigimos al Partenón lo primero que vimos al llegar fue el Teatro de Dionisios reservado al público con un aforo para 17.000 espectadores y que se distribuían en 78 gradas.

Seguimos subiendo hacia el Partenón y nos quedamos a contemplar el pórtico de las Cariátides con las esculturas de mujeres que soportan el peso del entablamento y el techo y también contemplamos los templos y anfiteatros que están en las laderas de la Acrópolis, posteriormente nos dirigimos a la Plaza Mitropoleos cerca de la calle Ermou, pudimos ver la pequeña iglesia que fuera Catedral de Atenas y la actual sede de la Iglesia Metropolitana Ortodoxa, frente a la fachada de la catedral se encuentra la estatua al Arzobispo Damaskinos.

Nos recomendaron visitar el Barrio de la Plaka, que bonito con sus tabernas, su música griega, su encanto, visitamos el mercadillo de las calles colindantes a la Plaza de Monastiraki, nos habían dicho que había de todo y cuando llegamos vimos que era cierto lo que nos habían dicho, allí había de todo, ropa, artesanía, cuero, cerámica, restaurantes, etc…lo más característico de la Plaka es su olor, por todos lados, sale de las tiendas, de los restaurantes, es un olor a especias y otras cosas que nunca más he olido en ninguna parte, no es una cosa sola es como una mezcla de muchas.

Por la tarde, visitamos el barrio de las tiendas de moda de Atenas se llamaba Kolonaki, el centro está situado en la Plaza Kolonakiu allí nos sentamos para tomar un café frapé y una copa por la noche en uno de los pubs de moda de la plaza mientras observamos el trasiego de personas que pasan por esta plaza cercana a Plaka, visitamos el Arco de Adriano y el Templo de Zeus Olympico muy próxima también está la Plaza de Síntagma o Plaza de la Constitución, continuamos la visita hacia el Parque Nacional ZXapion y caminamos por el interior de este parque.

En la calle más céntrica Panepistimiu encontramos los edificios más bonitos de la ciudad como son la Biblioteca Nacional y la Universidad, la Academia de las Artes, en esta misma zona, está el Rastro de Monastiraki, se trata de los dos barrios situados en la falda de la Acrópolis y de día visitamos las numerosas tiendas con los productos griegos más variados, souvenirs, etc..., caminando por sus callejuelas pudimos ver la linterna de Lisícrates; esta noche cenamos en un restaurante en el barrio de la Plaka muy típico y amenizado con bailes del sirtaki, canciones griegas, etc….

Al día siguiente salimos del hotel caminando hacia el Museo de la Guerra dónde pudimos contemplar diferentes tipos de aviones de todos los tiempos que estaban muchos de ellos expuestos en plena calle cerca del hotel, después fuimos en dirección a la colina del Monte Lykavittós es una maravilla, fuimos caminando por las calles del barrio Kolonaky el más chic de la ciudad, después comenzamos una subida bastante pronunciada por una empinada escalera de más de 100 mts que ayuda a mantenerse en buena forma, al coronar la colina está el mirador y nos encontramos con una magnífica visión de la extensa ciudad que esta a nuestros pies, ¡¡ATENAS!!.

Arriba en el mirador está la ermita ortodoxa de San Jorge estuvimos bastante tiempo con nuestros amigos Cati y Miguel observando desde este mirador la Acrópolis, el Partenón, nuestro Hotel, el estadio Olímpico, o sea, toda la enorme ciudad de Atenas, una pasada, merece la pena y después de disfrutar de las vistas y entrar en la pequeña capilla ortodoxa llena de iconos de todo tipo nos disponemos a bajar (las escaleras de bajada siempre son más gratificantes que las de subida, es cierto) y a la bajada nos tomamos algo en el café Peros en Kolonaky es una delicia, además en esta zona hay buenas terrazas y aquí están todas las grandes marcas de ropa.

Al otro día era obligada la visita a la Acrópolis de Atenas el más importante recinto arqueológico de toda Grecia, para llegar a la Acrópolis solo se puede hacer al modo de los antiguos griegos a pie, sobre una pequeña colina se puede contemplar el famoso Partenón la roca por donde tienes que caminar esta pulida y brillante por los  millones de pisadas que han hecho el mismo recorrido antes que nosotros, el Partenón es con sus ocho columnas en cada fachada y sus diecisiete columnas a cada lado el mejor monumento en mármol que los hombres jamás hayan podido levantar. La verdad es que me esperaba la Acrópolis algo más espectacular, tan solo son cuatro o cinco edificios llenos de andamios.

También está el Erection que era el templo más sagrado de la antigüedad, las Cariátides, el Templo de Atenea-Nike desde cuya plataforma se lanzó Egeo al vacío cuando su hijo Teseo en su regreso de matar al Minotauro puso sin darse cuenta velas negras en vez de blancas, los Propileos que debían servir de entrada a la vía sacra, el Odeón de Herodes Ático, el antiguo Teatro de Dionissos, etc... todo  ello dentro de este recinto arqueológico con una única entrada.

Y como el barrio de la Plaka ha crecido desordenadamente hasta las mismas faldas del promontorio, los primeros tramos del recorrido se hacen a través de callecitas escalonadas y entre casitas de piedra con higueras y buganvillas al frente, antes de ascender a la Acrópolis recorremos el lugar donde estaba situada el Ágora y el Pnix y poco a poco vamos subiendo hasta que coronamos la colina del Partenón, ¡¡IMPRESIONA!!
Los guías no nos contaron de ninguna restitución de antiguas estatuas, ni otros estupendos monumentos (pedruscos, vamos!) ya que hasta ahora los siguen guardando en los más importantes Museos del mundo ... así por ejemplo, las Cariátides que faltan, los frisos y murales que tampoco están y que fueron expoliados por las antiguas grandes potencias con el pretexto de ser los guardianes de la cultura universal, siguen depositadas en Londres o Paris o Berlin, etc... en el otro lado de la colina visitamos el Areópago, los recintos de la Antigua Ágora o mercado que incluye el Templo de Efestos, la Biblioteca de Adriano, la colina del Filopapo o de las Musas, un poco más lejos se encuentra otro recinto arqueológico, el del cementerio de Keramicos.


Regreso al contenido