Japón Ryokan y Termas - Bibiana1

Vaya al Contenido

Japón Ryokan y Termas

Mis Viajes

El Ryokan es un hotel tradicional japonés, es una bonita experiencia disfrutar de una noche de Ryokan y te lo aconsejo si vas a realizar la excursión de Nikko o Hakone, asi que aprovecha alargando la excursión para alojarte esa noche en un Ryokan.

El atractivo de un Ryokan va mucho más allá de su tipicismo (dormir sobre futon y tatami, quitarse los zapatos o ponerse el yukata), de ahí que no sea la mejor opción de alojamiento para los turistas a los que les cuesta desprenderse de su rutina diaria, de hecho, no todos los Ryokan aceptan la visita de  occidentales; aunque también los hay que ajustan su equipamiento, horarios y gastronomía al viajero, reinterpretan y modernizan la estética minimalista de las casas japonesas con un resultado acorde a las últimas tendencias decorativas de gusto occidental.

Los Ryokan tradicionales resumen la arquitectura, el arte y la forma de vida de los japoneses y alojarse en ellos es como pasar unos días con una familia nipona, la excelencia de la hospitalidad y el servicio a la japonesa permiten que el extranjero se acostumbre rápidamente a la etiqueta de la casa, comprenda y valore los rituales diarios y se sumerja en el ambiente armonioso y equilibrado del Ryokan.

Independientemente de su emplazamiento, todos los Ryokan ofrecen un contacto más o menos directo con la naturaleza, la cultura tradicional nipona, y por ende su arquitectura, se caracteriza por su adaptabilidad, de ahí que el viajero pueda encontrar un Ryokan en medio de la ciudad, a un paso de los rascacielos, viviendas, grandes almacenes y autopistas de ciudades postmodernas como Tokio.

El recibimiento en un Ryokan resume las atenciones que brindará el servicio, protagonizado por mujeres durante la estancia como reverencias, toalla para secarse el sudor, taza de té, zapatillas y yukata o bata de andar por casa para ponerse cómodo, esta será la indumentaria usada durante toda la estancia en el interior del Ryokan, pero en invierno, facilitan un Tanzen, que es una especie de chaqueta para ponérsela sobre el Yukata; cada Ryokan prepara un Yukata (derecha) y una Haori (izquierda) para cada cliente, se pueden vestir durante todo el día, tanto en el interior como en el exterior del albergue.

El baño Ofuro es colectivo pero de uso privado, para utilizarlo hay que pedir hora para que el personal del hotel prepare el agua de la bañera de madera.

Alojarse en uno de estos hoteles tradicionales sale por unos 100 o 200 euros por persona y noche, el precio incluye el desayuno, la cena, las inumerables tazas de té que ofrecen a lo largo del día, y el uso del Ofuro.

El menú del desayuno y la cena se compone de muchos platillos locales, entre los que predominan las verduras, las sopas y los pescados, nada de tenedores, cucharas y palillos, se desayuna entre ocho y nueve de la mañana y se cena entre siete y ocho de la tarde, es recomendable llegar al hotel entre las tres y las cinco de la tarde, pues la recepción de los Ryokan tiene un horario limitado.

Normalmente los Ryokan tienen Onsen con Rotemburo y el precio incluye la cena tradicional japonesa y el desayuno, Ah! pero nos toca dormir en un Futon sobre el Tatami y además hay habitaciones para dos, tres, cuatro, incluso más personas, así que si vais un grupo de amigos es divertido, el precio por persona y noche puede ir desde 10.000 a 15.000 yenes, incluyendo el uso del Onsen, cena y desayuno.

Así que llegando al Ryokan normalmente toca descalzarse dejando los zapatos en los zapateros que hay en la entrada y calzándose las zapatillas dispuestas para los huéspedes al efecto y cuando llegues a la habitación te quitas estas zapatillas en el rellano de la puerta y entras descalzo.

Las habitaciones normalmente constan de un Salón de Tatami con una mesa baja y sillas con respaldo pero sin patas o a veces sólo almohadones, también tiene baño privado y un balconcito sala adicional de estar, además, en una esquina o sobre la mesa habrá tantos Yukatas (kimonos de verano) como huéspedes, las camas no se ven por ninguna parte, es que se duerme en futones que están guardados en los grandes armarios.

Hacia las 19:00 o a la hora convenida te sirven la cena en la habitación, que habrán preparado mientras estabas en el Onsen, la Mama-san vestida de kimono va trayendo los platos, pero atención, la bebida no suele estar incluida y la Mama san se retira entre plato y plato para dejarte saborear tranquilamente la cena, suelen servir sashimi, tempura, teppanyaki o sukiyaki y un largo etcétera hasta el postre de fruta, siempre en pequeñas porciones, todo perfectamente arreglado y mejor presentado.

Después de cenar, recogen en un santiamén la mesa y sacan y preparan los futones mientras te tomas algo o simplemente te relajas en la habitación contigua, en los pasillos afuera de las habitaciones hay siempre máquinas expendedoras de cerveza, sake y refrescos.

Por la mañana, porqué no, otras vez al Onsen y luego a desayunar, el desayuno se sirve en los salones del Ryokan y puedes elegir entre desayuno japonés con arroz, pescado, sopa miso u occidental a base de café y tostadas.


Baños Termales Onsen

¿Has estado visitando templos, haciendo compras y paseando?

¿estás cansado?

¡pues nada mejor que un Onsen para relajarte!, quítate la ropa, agarra el yukata y al Onsen.
¡Qué vicio!.

En Japón abundan los Baños de Aguas Termales procedentes del subsuelo volcánico de las islas japonesas llamados Onsen que pueden ser de interior (los más comunes en las ciudades) o de exterior (suelen darse en zonas rurales), estos gozan de una gran importancia dentro de cada región de Japón, habiendo ciudades dedicadas a ellos, hay Onsen por todo el país, aproximadamente unos 3.000.

Cada año son visitados por un gran número de turistas debido a los minerales que llevan estas aguas que aportan diferentes beneficios al cuerpo, se supone que tienen efectos relajantes sobre el cuerpo y la mente, te bañas en pelotas rodeado de más gente en el Onsen con separación de sexos aunque también los hay mixtos.

Para tomar un baño dentro de un Onsen necesitas una toalla grande para secarte, una pequeña para asearte y poco más, el bañador no te va a hacer falta, pero te debes quitar primero toda la ropa en los vestuarios o compartimentos a propósito para ello, colocarla dentro de una cesta junto con la toalla, también suele haber taquillas para los objetos de valor, además no se suele permitir llevar bañadores, pero si una pequeña toalla a la zona de baño para taparse mientras estas fuera del agua.

Antes de entrar en el Onsen pasas a una zona de baños con grifos, duchas y jabón ya preparado, aséate a fondo, debes lavar todo tu cuerpo en los grifos, un simple remojo basta, pero si usas jabón asegúrate de eliminar todo el jabón para no ensuciar el agua, después ya puedes entrar al agua durante algunos minutos ya que esta muy caliente, cuando hallan pasado unos minutos sal del agua y lava tu cuerpo con jabón sentado en un taburete y cuando hallas acabado limpia el espacio que has usado, luego vuelve a entrar en la bañera y cuando vuelvas a salir no te enjuagues para que los minerales tengan efecto en tu cuerpo.
 
Si tienes la oportunidad de visitar un Ryokan y un Onsen, disfrutarás de una experiencia muy placentera ya que esto sí que es un buen invento!, simplemente imita a los lugareños! te sientas en el pequeño taburete, te enjabonas, limpias y aclaras y… al Onsen.
 
Algunos son verdaderos estanques de aguas termales (cuidadito al meterse que está el agua muy calentita), los Onsen que se encuentran al aire libre se denominan Rotenburo, prueba a meterte en un Rotenburo calentito de algún Ryokan de Hakone cuando está nevando.

Una auténtica gozada!!!


Regreso al contenido