Londres 1975 - Bibiana1

Vaya al Contenido

Londres 1975

Mis Viajes
Luna de Miel (Carmen y Tuche) viajando el día 1 de Febrero de 1975.

Nos casamos a las 12:30 en el Altar Mayor de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caidos en Cuelgamuros en la Sierra de Madrid, una vez terminada la ceremonia en la que estuvimos acompañados por numerosos familiares, amigos y compañeros de trabajo, lo celebramos en el Restaurante Cordero que está en las mismas instalaciones de la Basílica dónde pudimos degustar el menú de frituras, entremeses, canelones rossini, entrecot de cebón y después la tarta nupcial con helado, o sea, lo clásico de aquellos tiempos, como clásico también era poner una nota de prensa en algún periódico.

Una vez comidos y bebidos, mis compañeros de Siemens procedieron al corte de mi pajarita para poder conseguir unas miles de pesetas como ayuda para el viaje a Londres,, en estos momentos me llega el recuerdo de mi buen amigo y compañero Jesús Pérez Cardeña que junto a su mujer Amparo nos dedicaron la mañana siguiente a acercarnos al Aeropuerto de Barajas para tomar el avión con destino a Londres.
Después de la clásica noche de copas con los amigos en la Boite Discoteca Pikos en los bajos del Hotel Meliá Castilla en la calle Capitán Haya con el clásico horario de aquellos años de 19 a 21,30 y de 23 a 4 madrugada, nos toca madrugar y tomar el vuelo con destino al principal aeropuerto de Londres Heathrow, una vez pasamos la aduana de entrada a Inglaterra cogimos un autocar o limousine conducido por un negro y aquí comenzamos a ver el Londres que solo conocíamos por medio de los amigos, mucha marcha en el autocar debido a la música a todo volumen que ponía el conductor, ya en el autocar comprobamos la realidad sobre el tiempo de Londres porque por el camino que nos llevaba al hotel vimos un cielo plomizo y una lluvia  intermitente que nos daban la bienvenida a la capital del Reino Unido (estabamos en Febrero).

Quiero recalcar que nos aventuramos por Londres sin saber una palabra de inglés por lo que yo le preguntaba de vez en cuando a Carmen como podía decir alguna palabra en inglés, ella aunque había estudiado inglés y no francés como yo no se atrevía a decir nada, yo me lanzaba a preguntar lo que hiciese falta para poder explorar la ciudad y alrededores.

Llegamos al Hotel London Metropol y nuestra sorpresa fué que el encargado de la recepción del hotel era español y llevaba muchos años trabajando en Londres por lo que no tuve problemas para hacer el check-in, pero cuando subimos a la habitación comprobamos que no funcionaba el aire acondicionado, el técnico de servicio que subió a comprobar el problema no tuvo necesidad de traducirme la avería ya que recuerdo que yo gesticulaba y el tío fue majete y se reía, una vez solucionados los problemas e instalarnos en el que sería nuestro alojamiento durante los 15 días que nos iba a durar el viaje de Luna de Miel salimos a la calle con la intención de pasear y empezar a conocer la City.
Los días comienzan para nosotros un poco antes de las 8:00 de la mañana, tras la ducha reglamentaria esperabamos que nos subiesen el desayuno a la habitación como unos marqueses, no? pues nos traían café, leche, , cereales y pan tostado, tras el desayuno y después de pensar en los planes que teniamos para cada día nos dispusimos a explorar esta gran ciudad, ibamos unas veces andando, otras en metro o Underground o Tube y otras veces cogíamos los Routemaster o Autobuses Rojos de dos pisos clásicos de Londres y alguna que otra vez los clásicos Black Cab o Taxis negros que por cierto, eran enormes por dentro.

Uno de los días lo dedicamos a ir a ver el cambio de guardia en el Buckingham Palace que es la residencia oficial de la reina Isabel II y abre las puertas al público para sufragar los gastos ocasionados por las reformas del Castillo de Windsor tras un incendio, a ambos lados del palacio están los parques St. James Park y Green Park.

El cambio de Guardia tiene lugar a las 11:30 del la mañana diariamente de Mayo a Julio y en días alternos el resto del año, dura 30 minutos y los centinelas van uniformados de rojo en verano y de gris en invierno, los Horse Guards o guardias a caballo pertenecen a la división de la Casa de la Reina y el relevo de la guardia montada se celebra con todo esplendor dos veces al día a las 11:00 de la mañana.
Encontramos abandonada una cámara de fotos al lado de las rejas del Palacio y como somos buenos ciudadanos nos dirigimos a un Bobby y le entregamos la cámara no sin antes darle nuestros datos para que nos la devolviesen si no la reclamaba su dueño, debió encontrarla porque no hemos tenido noticias de ella, frente a Buckingham Palace está el Queen Victoria Memorial, se ve enseguida el monumento ya que la reina Victoria aparece sentada, para su construcción se utilizaron 2.300 toneladas de mármol blanco.

Seguimos nuestro periplo y vamos a la zona del Palacio de Westminster dónde está la Cámara de los Lores con los representantes con títulos vitalicios y heredados y la de los Comunes dónde sus representantes se eligen por votaciones directas, pasamos por la Abadía de Westminster que es el lugar de coronación y sepulcro de los monarcas, luego vemos la Torre de Londres y el Big Ben, cuando hablamos del Big Ben nos referimos a toda la torre porque en realidad The Big Ben es la gran campana que está dentro de la torre.

Como es de esperar pasamos por el número 10 de Downing Street que es dónde tiene la residencia oficial el primer ministro.

La Avenida Shaftesbury es la principal avenida de los teatros que cubren sus fachadas con grandes carteles y en la que después de ir a cenar a un restaurante francés entramos a ver el musical sexual Let My people Come y como eran los tiempos de obras de desnudos integrales entramos a verla para luego contar en España a los amigos, la anécdota fué de Carmen que aterrada me decía que si se le ocurría a uno venir a la butaca a sacarla como se solía hacer en algunas de estas obras ella le daría una  patada en ciertas partes.
Como era de esperar, otros de los lugares a los que fuimos fué Piccadilly Circus calle mítica con edificios y tiendas con unos escaparates increíbles para nosotros ya que en estos tiempos en España solo conociamos los Galerias Preciados, el Corte Inglés y algún otro más, había mucha gente y muchas luces de neón como lo habiamos visto por postales; de Piccadilly salen cuatro grandes calles Regent Street, Piccadilly, Haymarket y Shaftesbury Avenue.

La calle Regent Street es otra de las calles por la que paseamos y cuenta con casas elegantes y tiendas de categoría como Liberty y Hamley's (la juguetería más grande del mundo), ropa tradicional inglesa, o sea calle con ropa bien de precio, otra calle que teníamos en la agenda para ir sin falta era Carnaby Street, compras de todo tipo, muchísimas tiendas que venden artículos y accesorios originales del los años 60 y por supuesto Oxford Street, calle ideal para ir de compras ya que es de las calles más comerciales de Londres, hay muchas tiendas de ropa, zapatos, perfumes, cadenas de ropa conocidas en España, centros comerciales como John Lewis y Selfridges y la megatienda musical Virgin en Picadilly Circus.
Una plaza muy conocida es Leicester Square y está entre Picadilly Circus y Trafalgar Square el corazón de la vida teatral y de los cines, en el centro de esta plaza está la estatua de Shakespeare siempre llena de turistas que dan de comer a las palomas y admiran sus fuentes, aqui se encuentra la Columna de Nelson de 52 metros de altura que recuerda la victoria británica frente a las armadas de Francia y España en la Batalla de Trafalgar, esta plaza es la milla cero del Reino Unido como lo es el kilómetro cero de la Puerta del Sol en Madrid.

Los Beefeaters cuyo nombre oficial es el de los Yeomen custodios o en inglés Yeomen Warders of Her Majesty's Royal Palace and Fortress the Tower of London son guardianes ceremoniales de la Torre de Londres que es el complejo medieval más importante de la city, es una fortaleza, residencia real y prisión de Estado; en la Jewel House donde se alojan las joyas de la Corona está el diamante más grande del mundo; el Puente de la Torre es un puente levadizo con dos torres fijas de estilo neogótico, y ahora una curiosidad, el día que desaparezcan de la Torre los siete cuervos que cuida el Raven Master caerá la monarquía en el Reino Unido ya que estos son los encargados de cuidar a los cuervos protegidos por edicto real.

King’s Road es una calle llena de cafés, restaurantes, boutiques, tiendas extravagantes, ropa para jóvenes, decoración…. era el punto de referencia para los jóvenes en los años sesenta junto con Carnaby Street.
Kensington High Street está llena de tiendas y grandes almacenes como los Marks & Spencer, y quien no conoce los grandes almacenes Harrods? pues al taxista que nos llevó le costó cantidad el entenderme que queríamos ir a los Harrods, era la mala pronunciación? se lo dije de mil formas y finalmente me quiso entender, que productos y que forma de presentarlos al público, por supuesto dan ganas de comprar.

Otro día fuimos al Museo de cera de Madame Tussauds dónde están todos los personajes que te puedas imaginar en cera, incluso un temático de la Cámara de los horrores, también cuenta con un Planetario.

No nos podiamos perder el Hyde Park, este parque era para que cazasen lo monarcas, había duelos y carreras de caballos, de hecho pasean en caballo por la pista que tienen para estos menesteres y también puedes ver a la gente paseando con sus perros; es el pulmón de Londres con el Lago Serpentine incluido, otra de las cosas que nos sorprendió en este parque fue la famosa esquina del orador o Speaker’s Corner que es dónde cualquier persona puede hablar de lo que quiera, incluso mal de la reina, pero no les pueden hacer nada mientras estén subidos sobre una caja ya que eso significa que no están sobre suelo británico.
También fuimos al Regent’s Park para ver el  Zoologico de Londres, después de un paseo y de ver a los osos Panda que en España no teníamos todavía, pudimos observar infinidad de búhos, etc… comimos en el catering que había en el Zoo y después nos dirigimos a la gran Pajarera de Lord Snowdon (Carmen no queria entrar debido a su fobia a los pájaros).

Portobello Market es el más famoso de los mercadillos callejeros londinenses, situado en el centro de Notting Hill puedes encontrar todo tipo de ropa, accesorios, antiguedades, bisutería, ropa de segunda mano, puestos de fruta y verdura, aquí nos compramos camisetas con los nombres bordados de las empresas porque en España todavía no se encontraban, o sea, un tipo de Rastro madrileño pero con productos de mejor calidad.
Hicimos una excursión a la Universidad de Cambrigde y en el camino paramos a comer en un restaurante dentro del recinto de un Safari Park que había a medio camino, como una mera anécdota contaros que a los alumnos que están en esta Universidad se les tiene prohibido que utilicen coche, por esta razón se ven por el Campus y por el pueblo dónde está la Universidad multitud de bicicletas.
Estamos muy cansados y pretendemos madrugar al día siguiente así que reemprendemos el largo paseo de vuelta al hotel y en una de las calles cercanas a Picadilly hacemos un alto para cenar, nos hemos propuesto disfrutar de la multiculturalidad gastronómica de Londres, aunque sea probando comida rápida internacional.

Os dejo unas leyendas de lo que aún me quedaría por hablar y que lo haré más adelante.

Londres es sin duda una ciudad imprescindible para cualquier tipo de viajero. No en vano es una de las  ciudades más visitadas del mundo. Se trata de una ciudad llena de vida y en continuo movimiento, donde cada rincón es una mezcla única de modernidad y tradición. Esa mezcla es particularmente notable en su skyline, que aúna como pocos sus elementos históricos y las obras más modernas, brindando la imagen de gran ciudad que os podáis esperar.

TRAFALGAR SQUARE Y NATIONAL GALLERY

Esta plaza es el corazón de Londres, aquí nacen las tres calles principales de la ciudad: The Mala, que lleva hasta Buckingham Palace; Whitehall, que conduce hasta el House of Parliament y The Strand que lleva hasta la City. Esta plaza, sometida a continuos cambios, no ha perdido nunca su valor histórico y siempre será la Plaza de Horatio Nelson. De hecho la estatua de este almirante, héroe de la batalla de 1805 contra los franceses, ocupa el centro de la plaza y se encuentra rodeada por 4 leones.

En la plaza también se encuentra la National Gallery, uno de los museos más famosos del mundo. En su interior podemos disfrutar de más de 2000 obras, desde el año 1200 al 1900. Entre otros muchos autores destacan las obras de Leonardo da Vinci, Rembrandt, Cezanne, Picasso y Van Gogh.

BUCKINGHAM PALACE

Este palacio de 775 habitaciones y  con un parque real de 20 hectáreas, es la residencia de la familia real inglesa. Es posible visitar el Ala Oeste del palacio desde el 20 de Julio hasta el 29 de Septiembre, cuando la familia real se va a Escocia para pasar las vacaciones.

Un espectáculo que no os podéis perder es el cambio de la Guardia. Esta ceremonia se lleva s preciso del mundo. Erróneamente muchas veces se llama Big Ben a este reloj, pero el Big Ben es la campana de 13 toneladas.

Es posible visitar las dos cámaras, solo hace falta ponerse a la cola en la entrada de At. Stephen’s Entrance. La visita a la Elizabeth Tower solo pueden hacerla los ciudadanos británicos.

ST. PAUL CATHEDRAL

Esta Catedral de estilo barroco inglés se reconstruyó encima de las cenizas de la antigua catedral, destruida en el incendio de Londres del 1656. Lo que parece ser una única cúpula, está en realidad formada por tres: la exterior, la segunda que se puede ver en su interior y una tercera que no es visible. En esta Catedral se han celebhaciendo desde 1660, (normalmente cada dos días de julio a marzo, y todos los días en mayo y junio) es una de las atracciones turísticas más famosas de Londres.

Una curiosidad: si en el cambio hay cuatro guardias ¡significa que la Reina está en casa!

BIG BEN Y HOUSE OF PARLIAMENT

El neogótico palacio del House of Parliament, también conocido como Palacio de Westminster, es la sede de las dos cámaras del parlamento inglés: el House of Common y el House of Lord. Se comenta que por debajo de los 3km de pasillos, se encuentra un laberinto subterráneo en el que George Orwell se inspiró para dar vida al “Miniver”, el Ministerio de la Verdad de su novela “1984”. Del palacio sobresalen dos torres, la Victoria Tower y la Elizabeth Tower,  la atracción principal de todo el palacio ya que alberga el que se considera el reloj márado muchos acontecimientos importantes de la historia británica, como los funerales de Horatio Nelson, Winston Churchill y Margaret Thatcher. También fue el lugar donde se celebró la boda del Príncipe Carlos y Diana de Gales.

No hay que perderse la Whispering Gallery, donde con solo suspirar se puede oír su eco a más de treinta metros. Desde la Gold Gallery se tienen unas maravillosas vistas de la ciudad.

BRITISH MUSEUM

El British Museum es el museo público más antiguo del mundo. Aquí se encuentra una de las colecciones arqueológicas más grandes del mundo. Esta rica colección ha sido posible, entre otras razones, debido al pasado colonial de Gran Bretaña. Visitar este museo es una experiencia única… ¡y gratuita!. Es como viajar al pasado mientras vemos sus ocho millones de objetos que narran la historia del hombre. Esta línea temporal nos lleva desde las primeras piedras talladas hasta obras del siglo XX,  a través de una gran colección de objetos griegos, egipcios, romanos, chinos y muchos más. Uno de los puntos imprescindibles es la Piedra de Rosetta, la cual ha permitido descifrar y estudiar los jeroglíficos egipcios.
TOWER BRIDGE

El Puente de la Torre es un emblema de la ciudad de Londres. Se trata del puente levadizo más famoso del mundo y conecta la Torre de Londres con la zona de Southwark desde el 1886. Es posible recorrer la pasarela de vidrio que conecta las dos torres (de estilo neogótico) y que se encuentra a 42 metros del Rio Támesis. Para conocer la historia de este puente se puede visitar el Tower Bridge Exhibition. Además, desde aquí se tienen unas vistas magníficas del río y la ciudad.

LONDON EYE

Para quienes no sufran de vértigo, dar una vuelta en el London Eye es una de las actividades que hay que hacer al menos una vez en Londres. Esta noria, de 135 metros de altura, se diseño para que funcionara un solo año, pero su éxito hizo que se mantenga activa. El mejor momento para dar la vuelta, de unos 30 minutos, es al atardecer, cuando se disfruta del panorama de la ciudad en un punto magnífico. El London Eye está abierto todos los días, excepto el 25 de diciembre y  dos semanas para su mantenimiento (habitualmente en enero).

ABADÍA DE WESTMINSTER

La Abadía de Westminster es el lugar donde, desde hace casi mil años, se coronan y entierran los monarcas ingleses y posteriormente los británicos. En este edificio se encuentran también las tumbas de algunas de las personalidades más influyentes de la historia occidental. Entre otros se encuentran: Isaac Newton, Charles Dickens, Charles Darwin y Stephen Hawking. También fue el marco donde se celebraron el funeral de Diana de Gales y la boda de su hijo Guillermo con Catherine Middelton en 2011. Solo la cripta mantiene el estilo normando, el resto de la Abadía es de estilo gótico.

PICADILLY CIRCUS

Picadilly Circus es una rotonda que conecta varias calles principales de la ciudad. Este cruce tan ajetreado debe su popularidad a sus pantallas, que la hacen parecer una pequeña Times Square.  También se encuentra aquí la estatua del Ángel de la Caridad Cristiana, que representa a Anteros. Esta pequeña estatua es el punto de encuentro de los jóvenes de Londres. En este cruce podemos ver también el London Pavillon y el Criterio Theater.

HYDE PARK

Londres tiene nueve parque reales y todos merecen una visita. Pero si solo hay tiempo para ver uno, os aconsejamos una visita a Hyde Park. Este es el sitio perfecto para relajarse, dar un paseo en sus amplios espacios, ver el Lady Diana Memorial con su maravillosa fuente o dar un paseo en barco por el Serpentine Lake.

Regreso al contenido