Munich 1978 - Bibiana1

Vaya al Contenido

Munich 1978

Mis Viajes
En invierno de 1978 trabajando para la empresa Siemens, tuve que asistir durante dos semanas a un curso de formación en Munich, allí, junto con otros compañeros pude por fin conocer in situ Alemania, practicar el idioma alemán del que me estaba preparando en el Goethe Institut o Instituto alemán de Madrid, comer las Frankfurte Würstchen o salchichas de frankfurt y también beber en los Weinstube la gran cerveza alemana y los vinos del Rin y del Mosel.

El hotel contratado por Siemens era un hotel clásico alemán con edredones en vez de sabanas y colchas, doble puerta y unos desayunos espléndidos con mantequillas, mermeladas y yogures, pienso que en aquellos tiempos eran mejores que los que teniamos en España.

Paseé por el centro peatonal de Munich, una zona comercial libre de tráfico que es la más popular de Munich y que se extiende desde la Karlsplatz hasta el la Marienplatz dónde hay unas fuentes enormes.

La Karlplatz es una bonita plaza construida en el siglo XVIII tras el derribo de la muralla medieval, de la cual aún se conserva la reformada puerta Karlstor. Esta puerta es el comienzo de la concurrida Neuhauser Straße. En los días soleados es uno de los lugares que visitar en Munich, ya que cientos de alemanes se dan cita en esta plaza para charlar y tomar el sol.
Todos los días nos dirigíamos en tranvía al edificio de Siemens dónde nos impartían las clases y comprobé lo bien que funcionan estos tranvías; que no se les ponga ningún coche estorbando las vías porque se los llevaban por delante; en Munich los tranvías no llevaban revisor, o sea que algunos Gastarbeiters o sea, emigrantes, no compraban los billetes y se colaban, es una de las primeras cosas que se aprenden, pero cuidado con los inspectores camuflados porque a los que pillan se les cae el pelo.

Alucinante el Deutsche Museum o Museo alemán, impresionante, se podían utilizar todas las maquetas de ensayo e incluso bajar a una mina que era una réplica con figuras de mineros perfectas, grandioso.

Como no, también tuve la ocasión de ir al famoso estadio de Munich que se construyó con motivo de los Juegos Olímpicos del 1972 en la Villa Olímpica y me hace recordar el atentado que terminó con la vida de 11 atletas israelíes por parte de terroristas palestinos, también murieron cinco de los ocho terroristas y un oficial de la policía alemana, despues subí a la Torre de Televisión a tomar una cerveza con mi compañero Padilla en el restaurante que había en esas alturas.

Junto a este estadio se encuentra el BMW Welt, o el museo de la marca automovilística BMW dónde se pueden ver muchos modelos de coches o motos, subir a un simulador de bobsley, descubrir cómo son los diferentes motores y hacer un poco el ganso con maquinitas interactivas, ver como el edificio cambia de color por momentos.
Una de las excursiones por Munich consistió en ir al centro del barrio antiguo, el Altstadt donde se halla la Marienplatz que es el corazón de Munich, cerca está la Fischbrunnen o Fuente del Pez que nos transporta a los días de mercado medieval cuando el pescado se mantenía vivo en la fuente antes de venderse, en la misma plaza se encuentran dos Ayuntamientos juntos.

Paseemos por la calle de tiendas que termina en la Marienplatz o sea, la plaza que contiene el famoso ayuntamiento neogótico cuyo reloj mecánico o Glockenspiel en el que todos los días a las 11, a las 12 y a las 17 (sólo en verano) unas figuritas nos cuentan una historia. La mitad superior de la Glockenspiel muestra las bodas del duque Wilhelm local V (quien también fundó el mundialmente famoso Hofbräuhaus) y Renata de Lothringen. En honor a la feliz pareja se celebra un torneo de caballeros de tamaño natural que representan al caballero de Baviera (en blanco y azul) y Lothringen (en rojo y blanco). El caballero de Baviera gana siempre, y a continuación, en la mitad inferior: las figuras bailan el Schäfflerstanz (danza de la tonelería).

A pocos metros está la Frauenkirche (Iglesia de nuestra señora), sus dos torres de 99 metros de altura resultan visibles desde varios kilómetros a la redonda gracias a una ley que impide construir edificios más altos que la catedral en el casco urbano.

Pasar a través de los puentes que cruzan el río Isar para disfrutar de las vistas y el paisaje, el más bonito para mí fue el Ludwigsbruke entre el Deutches Museum y el Müllersches Volksbad y despues el puente Maximilians brücke.
Ir a la cervecería Hofbräuhaus, un edifico de varias plantas con mesas compartidas, actuaciones, gente con trajes bávaros, y sobre todo, cerveza, muchísima cerveza. Aunque las jarras pesen la leche porque hay que sumar el litro de cerveza y el vidrio que la contiene, hay que cogérla con una mano para parecer alemán, porque verás que los bávaros están acostumbrados a levantar grandes pesos con las manos, algunos camarero/as pueden llevar hasta 14 jarras. Hay que acompañarlas por un platazo de codillo y entre otras actuaciones, ver la que los bávaros se subían a las mesas y hacían chocar sus látigos.

Para mí, la mejor cervecería de Munich fue la Hofbräuhaus München, estuve aquí varias veces durante mí estancia de dos semanas, siempre llena de turistas, las camareras siempre van corriendo con varias jarras de cerveza de litro en cada mano, la gente de esta cerveceria es muy amable, tienen una Banda de música que van vestidos a la usanza con sus pantalones cortos de cuero y tocando música bavara, es muy divertido y la cerveza es tan buena que siempre la recordaré, también recordaré que con las cervezas comíamos codillo, pollo y salchichas bávaras y nos divertíamos con los alemanes ya que las mesas eran muy grandes y alargadas y ahí nos sentábamos todos juntos como en las bodas.

Como no, también fui a la taberna tradicional Weisses Brauhaus donde estuve comiendo platos típicos como Pfannkuchensuppe, G’schwollene, Schweinsbraten, etc... la cerveza que más bebí fué la de trigo normal aunque también probé y me aficioné a la deliciosa Schneider Weisse o Weissbier que todavía actualmente la sigo bebiendo en España.


No nos olvidemos de la dinastía de los Wittelsbach a la que le deben la celebración del Oktoberfest que es el festival de cerveza más importante del mundo.  A continuación, hacer el recorrido por los lugares claves de la ciudad de Munich, y también por importantes sitios que pasaron a la historia.

    • Marienplatz
    • Carillón o Glockenspiel
    • Catedral de Munich, Frauenkirche
    • Viscardigasse, el callejón del tramposo
    • Odeonsplatz
    • Residenz, Residencia Real
    • Theatinerkirche, Iglesia de San Cayetano
    • Max-Joseph-Platz
    • La Ópera
    • Hofbräuhaus
y mucho más...

MARIENPLATZ

Esta céntrica plaza es el centro, corazón y uno de los lugares más importantes que visitar en Múnich desde su nacimiento. En ella se ubican bellísimos edificios y monumentos entre los que podemos encontrar:

Nuevo Ayuntamiento de Munich que se trata de un suntuoso edificio construido entre 1867 y 1908 con un recargado estilo neogótico que se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. Este lugar dispone de una fachada de 100 metros de longitud y una torre de 85 metros de altura a la que se puede subir a través de un ascensor. Además cuenta con un carrillón que suena a las 11:00, 12:00 y 17:00 en el que figuras a tamaño real bailan la Danza de Cooper conmemorando el fin de la peste que tuvo lugar en 1517. El acceso a parte del edificio es gratuito. Podréis encontrar un bello patio interior y alguna que otra exposición de arte en alguno de sus salones.

Antiguo Ayuntamiento de Munich que fue construido entre 1470 y 1480 con un estilo gótico con toda la apariencia de un castillo medieval de cuento y un bonito interior. Su torre de 55 metros de altura alberga el Museo de los Juguetes, otro de los lugares más importantes que visitar en Munich, un peculiar museo que ilustra la historia de los juguetes desde comienzos del siglo XIX.

Fischbrunnen es una pequeña y coqueta y muy fotogénica fuente diseñada en 1864.

Columna de Santa María que ocupa el espacio central de la plaza. Fue construida en 1638 para conmemorar el fin de la invasión sueca. En lo alto de la columna se sitúa una escultura de la Virgen rodeada por cuatro ángeles simbolizando la victoria frente a la peste, el hambre, la guerra y la herejía. Una recomendación sería que visitéis la plaza tanto de día como de noche. Si la plaza es bella con la luz del sol, aún lo es más con la hermosa iluminación nocturna de sus edificios.


CERVEZAS EN HOFBRÄUHAUS

En sus orígenes en 1589 era tan solo una fábrica de cervezas, fue en 1828 cuando la fábrica se trasladó y la cervecería abrió sus puertas. Hofbräuhaus se encuentra ubicada en una pequeña y bella plaza. No es una cervecería cualquiera ya que posee una larga historia a sus espaldas. Fue lugar de reunión de Hitler, cuando aún no era el führer y donde sentaron las bases del programa del Partido Nazi. Además Leninera un cliente asiduo por lo que fue aquí donde se proclamó República Soviética de Múnich.

Hofbräuhaus es un enorme edificio con bellísimos techos y enormes salones repletos de bancos y mesas de madera donde no cabe ni un alfiler. Os será algo difícil encontrar sitio, pero creerme cuando os digo que merece la pena. El ambiente que se vive en el interior de la cervecería es único con camareros que van de aquí para allá, chicos vestidos de Lederhosen (trajes tradicionales) hartos de cerveza, chicas con el mismo atuendo vendiendo souvenirs tanto en pequeños puestos como paseando entre las mesas, sin olvidarnos de la animada banda de música. Todo, convierte a esta cervecería en un auténtico parque temático y un lugar fundamental que visitar en Munich. Mi recomendación es que toméis entre otras, una Radler, cerveza con limón realmente deliciosa.

ESTANCIAS DE LA RESIDENCIA

Construida en 1385, la Residencia de Múnich (Residenz München) es el anterior palacio de los Reyes de Baviera, considerado el palacio urbano más grande de Alemania y un lugar imprescindible que visitar en Munich. Con una completa audioguía el visitante recorrerá las bellas y recargadas estancias destacando sobre todas el recibidor principal y el salón de los Espejos, cuenta con 10 patios y 130 suntuosas habitaciones. Quizás la Residencia sea uno de los palacios que más me han sorprendido debido a su austero exterior e increíblemente bello interior.

Como complemento a la Residencia podréis visitar el Teatro Cuvilliés de estilo Rococó reconstruido para reflejar el esplendor de tiempos pasados, el Tesoro que contiene las insignias reales y las joyas de la familia Wittelsbach desde la Edad Media hasta el Clasicismo, formando una de las colecciones más importantes del mundo y el Antiquarium, una impresionante habitación de estilo renacentista construida para mostrar la antigua colección de frescos de Alberto V.

PALACIO NYMPHENBURG

El Palacio de Nymphenburg es una imponente construcción de estilo barroco. Se construyó en 1664 para ser la residencia de verano de la familia Wittelsbach. El interior del palacio es realmente sorprendente y bello con numerosas y bonitas estancias entre las que se encuentran un salón de baile de estilo Rococó. Su hermoso jardín de estilo inglés con más de 800.000 metros cuadrados es uno de los principales puntos de interés de este impresionante palacio. En estos jardines podréis encontrar distintas construcciones que van desde un coqueto palacete, a unos hermosos baños o una bella ermita.

TORRE DE SAN PEDRO

La Iglesia de San Pedro es el templo católico más antiguo de Alemania y una de las principales atracciones que visitar en Munich. Se encuentra ubicado muy cerca de Marienplatz. El punto más interesante de la iglesia es su torre de 56 metros de altura a la que por tan solo 2€ se puede subir para disfrutar de unas fantásticas vistas de Munich. Este espectacular mirador está considerado uno de los mejores de la ciudad. Tenéis que tener en cuenta que la subida es muy complicada ya que son 306 estrechos y empinados escalones, en alguno de los tramos no caben más de una persona por lo que si algún visitante está bajando hay que pararse, empotrarse contra la pared, y esperar pacientemente a que este pase. Una vez arriba estaréis algo apretaditos con decenas de turistas. ¡A pesar de todo las impresionantes vistas merecen la pena!

ODEONPLATZ

La imponente Plaza de Odeonplatz debe su nombre a la sala de conciertos Odeon que había en ese lugar en el momento de su construcción. Esta espectacular plaza está rodeada por impresionantes construcciones como la Feldherrnhalle,una construcción que simboliza el honor del ejército bávaro. Fue diseñada en 1841 de forma muy semejante a la Loggia dei Lanzi, en Florencia; el Hofgarten, unos bellos jardines de estilo italiano, o la impresionante Iglesia de los Teatinos.

MISA EN SAN MIGUEL

La impresionante Iglesia de San Miguel se encuentra en el número 52 de la céntrica Neuhauser Straße. Está considerada la iglesia renacentista más grande de los Alpes, una de las iglesias jesuitas más grandes y llamativas del mundo, además de una de las imprescindibles que visitar en Munich. Este impresionante edificio fue construido entre 1583 y 1597. Aunque no seáis creyentes, como es mi caso, os resultará interesante presenciar un acto religioso en el que se apagan todas las luces y los fieles entonan cánticos a la luz de las velas que sujetan entre sus manos. El interior de la iglesia destaca sobre todo por su espectacular bóveda de cañón de 20 metros de altura, se trata de la segunda bóveda de cañón más grande del mundo después de la de San Pedro del Vaticano.

PLAZA MAX JOSEPH

La enorme Plaza Max Joseph se encuentra localizada en el centro de Munich. En ella encontraréis el majestuoso Teatro Nacional que acoge la Opera de Munich, un edificio de estilo neogriego, como puede comprobarse en su espectacular pórtico, inaugurado en 1818 por encargo del rey Maximiliano I de Baviera y que es uno de los lugares más importantes que visitar en Munich. En 1823 el teatro fue destruido en un incendio por lo que tuvo que ser posteriormente reconstruido e inaugurado en 1825. Este segundo teatro perduró hasta la segunda guerra mundial, siendo destruido por un bombardeo en octubre de 1943. En esta plaza también se encuentra el  edificio de la Residencia. Además en ella desemboca Maximilianstrasse, una calle en la que se ubican exclusivas boutiques y pequeñas tiendas de moda.

IGLESIA DE LOS TEATINOS

La Iglesia de los Teatinos y San Cayetano fue edificada entre 1663 y 1690 con unas impresionantes cúpulas barrocas y una espectacular fachada amarilla de estilo Rococó. Fue fundada por el elector Fernando I María y su mujer, Enriqueta Adelaida de Saboya, como gesto de agradecimiento por el nacimiento tan esperado del heredero a la corona de Baviera, el príncipe Maximiliano Manuel. El interior de la iglesia posee una rica decoración en estuco de color blanco. Este templo alberga los sepulcros de Maximiliano II y su esposa María de Prusia, además de los restos de numerosos miembros de la familia Wittelsbach por lo que es un lugar muy aconsejable que visitar en Munich.



ANTIGUO CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE DACHAU

Se ubica muy cerca del pueblo con el mismo nombre a tan solo 13 kilómetros al noroeste de Munich por lo que era una visita ideal de camino al aeropuerto. El único que se mantuvo activo durante los 12 años del régimen nazi. Si visitas este memorial podrás conocer de primera mano el que fuera el prototipo de campo de concentración nazi, y es que Dachau fue el campo modelo que los nazis acabarían por exportar al resto de Europa para la Solución Final, o el mayor extermino sistematizado de seres humanos jamás concebido por el hombre. Fue construido sobre una fábrica de pólvora en desuso y sus instalaciones principales fueron terminadas el 21 de marzo de 1933. Al día siguiente, los primeros prisioneros fueron internados en el campo.

En un principio Dachau fue utilizado para encerrar a los prisioneros políticos, pero pronto comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová. Dachau también acogió a numerosos miembros de la nobleza, como gran parte de la familia real de Baviera (Wittelsbach), la familia de los duques de Hohenberg (hijos del archiduque Francisco Fernando de Austria), el príncipe español Francisco Javier de Borbón-Parma (líder del carlismo) o el príncipe Luis Fernando de Prusia, entre otros.

El campo estuvo abierto desde el 22 de marzo de 1933 hasta su liberación el 28 de abril de 1945. Actualmente las instalaciones del campo de concentración de Dachau cumplen la función de Museo Conmemorativo teniendo también la consideración de campo santo debido a la gran cantidad de personas que perecieron en él durante la dominación nazi. Las estadísticas del campo hablan de unas 41.500 personas asesinadas en el campo, además de otros miles que murieron víctimas de las pésimas condiciones de vida aunque realmente la cifra exacta nunca la sabremos.

El campo de concentración de Dachau daba la bienvenida a cada uno de los 200.000 presos que pasaron por él con la cínica frase forjada en su puerta: Arbeit macht frei (El trabajo hace libre) al atravesar la puerta sentiras el mismo escalofrío que probablemente recorrió el cuerpo de cada uno de estos presos al cruzarla.

También podrás comprobar las diferentes etapas del régimen nazi, y como éstas influyeron en las condiciones de vida de los prisioneros. Visita el edificio de mantenimiento e intendencia, donde se realizaba un exhaustivo registro de los prisioneros, los barracones usados por los  prisioneros a modo de viviendas, el búnker para prisioneros especiales. Sin duda, uno de los momentos más emotivos de vuestra vista al campo de concentración de  Dachau  será el barracón X, que alberga el crematorio y que conserva la única cámara de gas original de toda Alemania.

Al igual que en otros campos de concentración, en Dachau existía un barracón donde se llevaron a cabo numerosos experimentos en los que los prisioneros eran utilizados para probar nuevos medicamentos y diferentes técnicas que a menudo los mataban o los dejaban lisiados.

No os olvideis de visitar:

Edificio de mantenimiento
Condiciones de vida
Registro
Barracones o viviendas
Patio de revista
Clasificación de prisioneros
Búnker
Barracón X
Liberación
y mucho más...

Pues bien, un día entero lo dediqué a conocer el Campo de Concentración de Dachau (este fue un campo de exterminio nazi cercano al pueblo de Dachau al norte de Múnich), nunca me olvidaré que una vez nos bajamos del tren y comenzamos a preguntar a la gente que iba por la calle por dónde se iba al Lager o Campo de concentración ni siquiera nos respondían, es como si pensasen que todo eso fué mentira.

Al final cogímos un taxi y no tuvo más remedio que llevarnos, una vez entramos bajo el cartel Arbeit macht frei o el trabajo nos hace libres nos encaminamos al Museo del horror para ver la multitud de detalles que han quedado del exterminio y fotos de esos tiempos (en estos años no habia Internet y no conociamos toda la información tan veraz como la que tenemos en nuestros dias), seguidamente pasamos por dentro de las Cámaras de Gas y posteriormente estuvimos viendo los Hornos Crematorios.


Regreso al contenido