Paris 1987 - Bibiana1

Vaya al Contenido

Paris 1987

Mis Viajes
Intentaré hacer un recordatorio de mi corto viaje a Paris, sé que es imposible pero me había surgido la posibilidad de ir a París gracias al trabajo y decidí quedarme un día en tránsito desde Hamburgo y en ese día ver lo máximo posible junto con un compañero japonés llamado Matano.

Nada más llegar a Paris fuimos sobre las 13:00 al Hotel Britannique de 3 estrellas, es un autentico y fascinante hotel francés que se encuentra ubicado en la Place du Châtelet en el centro histórico de Paris, como no pudimos subir a la habitación del hotel hasta las 14:00 aprovechamos para ir a la Basilica del Sacré Coeur en Montmartre y nos encontramos dispuestos a conocer caminando los lugares más emblemáticos de Paris.

Empezamos por el Arco del Triunfo donde no subí por pura pereza, bajamos por los Campos Elíseos y mi primera impresión fue que aquí todo es enorme y grandioso tal como me había imaginado, después nos vamos hacia los puentes del Sena primero el Puente de Alejandro los querubines son enormes y las estatuas de los dioses también, una vez cruzado el Sena observé la Torre Eiffel al fondo pero no teníamos tiempo para verla de cerca, desde aquí se ve bien.

Seguimos caminando bordeando el Sena hasta el siguiente puente, este era algo menos ostentoso pero desemboca en el Obelisco en la Plaza de la Concordia luego seguimos por la orilla del Sena, por el exterior de uno de los parques más famosos que acaba en el Museo del Louvre llegamos hasta la Ille de France dónde está Notre Dame, la Consergerie, la Saint-Chapelle y pudimos dar un corto paseo por ella contemplando la grandiosidad de este edificio.

Subimos en busca del camino a los Jardines de la Tullería, el Barrio Latino, la Place du Tertre, el barrio de Pigalle, el Moulin Rouge, la Plaza de los Vosgos, etc., etc., etc.

Las fuerzas ya fallan y el camino de regreso al hotel es largo, entonces nos sentamos en un café en Montparnasse y yo me ceno unos crépes muy ricos, nos quedamos allí sentados un rato con una copa de coñac Courvoisier observando la fauna parisina, hasta que empieza a hacerse tarde y a llover demasiado.

Llegamos al hotel cansados y pensando que al día siguiente cogeríamos un bus Paris Visión para poder echar un vistazo a la ciudad, pasear por el barrio de los pintores y escuchar los comentarios que el guía nos iba haciendo al pasar por los lugares más conocidos de la ciudad, fue estupendo sentarse en un buen autocar, con buena música, y mirar por la ventanilla los edificios por los que pasábamos, el recorrido lo hicimos empezando por la Torre Eiffel y en esta parada pudimos hacer fotos del entorno y de la torre, seguimos hacia la plaza del Trocadero, los Campos Elíseos, la Plaza de la Concordia, la Plaza de la Opera, la Plaza de la Vendome, la Catedral de Notre-Dame, el Museo del Louvre, la iglesia de la Madeleine, los Inválidos,  el Arco del Triunfo, la ribera del Sena.

Desde la cima de Montmartre se baja andando hasta el barrio Rojo de los cabarets y mala vida de Pigalle el barrio no goza de muy buena fama pero antes de dejar el barrio, es parada obligatoria la que se hace ante la fachada del famosísimo Moulin Rouge, no hay pérdida, se ve desde lejos, todo un símbolo parisino, por último visitamos la Basílica del Sagrado Corazón.
MONTMATRE

Este famoso Barrio de los Pintores era considerado en el 80 un lugar maldito porque era muy frecuentado por artistas sin dinero y ricos aburridos en busca de compañía de las chicas de los burdeles. En la actualidad Montmatre ya no tiene esa mala prensa, los artistas callejeros ya no están, pero el barrio sigue manteniendo su atmósfera bohemia y única. Este barrio es el más pintoresco y peculiar de París, además del más cinematográfico ya que en él es donde se rodó la famosa película Amelie.

En la colina de Montmatre se encuentra la blanquísima Iglesia del Sagrado Corazón (abierta todos los días de 6.00 a 22.30, la entrada es gratuita) y a los pies de Montmatre, en la zona de Pigalle, se encuentra el famosísimo Moulin Rouge, que desde 1889 representa el lado más trasgresor de la ciudad, está abierto todos los días, ofrece cenas y espectáculos de can-can. Su bello exterior resulta ya icónico ¡No podéis dejar de visitarlo!Una vez terminamos el recorrido turístico, nos fuimos al hotel a recoger la maleta para ir al aeropuerto para volver a Madrid y así acabó mi día parisino, con ganas de volver más veces a París.

No sé qué tiene esta ciudad que engancha tanto.... Bueno sí!!!!!, me lo imagino, alguien lo dijo hace mucho tiempo, un tal Carlos IV, ... París bien vale una misa ...


Como punto final, que sitios son imprescindibles para ver en Paris?


El barrio de Montmatre se diferencia en dos áreas:
    • El área de las proximidades de la Plaza Pigalle donde se encuentran los sex-shops y cabarets de París, entre ellos el conocido Moulin Rouge.
    • El área de las proximidades de la Place du Tertre, la zona más bohemia del barrio, situada en la parte alta de la colina. A esta última parte se accede tras una subida de 197 escalones, también la podéis realizar en funicular. Esta zona es la más agradable del barrio con estrechas y empinadas callejuelas, en ella se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón, que preside el barrio y en cuyos escalones os podéis sentar para disfrutar del ambiente de París.

MUSEO D’ORSAY

Este museo, situado junto al Rio Sena, es uno de los más queridos de la ciudad. El mismo edificio es una obra de arte en si mismo y parte de su encanto, se debe a tratarse de una estación de tren convertida en museo para la Exposición Universal del 1900. Entre las obras de arte que se encuentran aquí destacan: las Amapolas de Monet, el Autorretrato de Van Gogh y las mujeres Tahitianas de Gauguin.

MUSEO DEL LOUVRE

El Louvre es el museo más visitado del mundo y resulta imposible enumerar las obras que alberga. Es imposible visitarlo en un solo día, por lo que si no tenéis mucho tiempo, lo mejor es estudiar lo que os interese y crear un itinerario personalizado. Otro consejo, la primera parada debe ser la Gioconda, ya que es el cuadro donde encontraréis más turistas y podréis relajaros durante el resto de la visita.

Inaugurado a finales del s. XVIII antes de museo el edificio fue utilizado como Palacio Real por algunos reyes como Carlos V y Felipe II. En el Louvre se encuentran algunas de las pinturas y esculturas más importantes y conocidas del planeta. En él podréis disfrutar de pinturas como La Gioconda, La Libertad Guiando al Pueblo, o Las Bodas de Caná; y de esculturas como La Venus de Milo, la Victoria de Samotracia o el Escriba Sentado ¡Una de las visitas fundamentales que hacer en París!

TORRE EIFFEL

Esta torre fue duramente criticada para posteriormente ser amada y convertirse en el símbolo de la ciudad. Terminada en 1889, para la Exposición Universal, tenía que ser destruida dos años después… por suerte sobrevivió y a día de hoy podemos seguir admirándola (es el monumento más visitado del mundo). Si deseáis disfrutar de la subida, un consejo es que subáis a pie sus 688 escalones hasta el segundo piso, el punto más alto al que podréis acceder a pie. Os resultará algo cansado pero sin duda, no os arrepentiréis. Lo mejor el visitarla después del atardecer, cuando se ilumina con un espectacular juego de luces, durante los primeros 10 minutos de cada hora.

NOTRE-DAME

Esta imponente y misteriosa Catedral gótica, se encuentra en la Ilê de la Cité, delante de su entrada se encuentra una estrella de bronce, llamada Punto Cero, desde donde se calculan todas las distancias del país. Se puede decir que es el centro de Francia. En su interior se encuentran algunas importantes reliquias del catolicismo: un clavo de la cruz de Jesús y su corona de espinas.

La catedral de Notre Dame fue construida entre los años 1163 y 1245. De estilo gótico es uno de los monumentos más importantes de la ciudad. En ella se produjo la coronación de Napoleón Bonaparte, la coronación de Enrique VI de Inglaterra y la beatificación de Juana de Arco. Además de visitar el interior de la catedral, yo os recomendaría que no dejarais de subir los 387 empinados escalones de sus torres, a las que se accede por el lateral izquierdo del edificio. Arriba no solo disfrutaréis de las vistas sino también podréis ver de cerca las formidables gárgolas.

BARRIO LATINO

Su nombre no debe dar lugar a error, ya que es un típico barrio francés. Es una zona muy activa y llena de vida gracias a sus cafeterías y bares, abiertos 24 horas al día, todos los días del año. Es muy frecuentado por estudiantes y profesores de la cercana Universidad de la Sorbona.

A él accederemos a través de la Plaza de Saint Michel, en la que se encuentra una enorme fuente que representa a San Miguel luchando con el Dragón. Barrio de tradición estudiantil, en él se encuentra la Universidad de la Sorbona, pero también monumentos como el Panteón o los muy recomendables Jardines de Luxemburgo, los jardines más bonitos de París. Es unos de los barrios más económicos de la ciudad en el que encontraréis multitud de cafeterías, bares y restaurantes.

ARC DE TRIOMPHE

La construcción del Arco del Triunfo fue orden de Napoleón. Pretendía con ello celebrar sus victorias, aunque nunca lo pudo cruzar en vida, tan solo cuando sus cenizas fueron trasladadas a Les Invalides. Subiendo su escalera se pueden admirar unas maravillosas vistas de los Campos Elíseos y de la Plaza de la Concordia. De nuevo en tierra, se puede disfrutar de un paseo por el famoso Bulevar des Champs-Elysées.

PALACIO DE VERSAILLES

El Palacio de Versalles se encuentra a poca distancia de la ciudad, siendo uno de los palacios más bellos y grandes del mundo. Es muy recomendable la visita, sobretodo en primavera, cuando todos los jardines están llenos de flores. Esta joya fue un capricho del Rey Luis XIV, denominado Rey Sol. Se puede considerar un reflejo de la importancia de este Rey que reinó durante 72 años. Las habitaciones del palacio tienen el nombre de los planetas y rodean el imponente Salón de Apolo que, como no podía ser de otro modo, era la Habitación del Trono.

MERCADO DE LAS PULGAS DE ST.OUEN

Este mercado es una parada obligatoria para todo aquellos que aman las antigüedades o simplemente adoran fisgonear en los mercadillos. El mercado se hace tres días a la semana: sábado, domingo y lunes. Se puede llegar en metro, en la estación de Porte de Clignancourt. Aquí se encuentra de todo y el mercado esta dividido por secciones: ropa, discos, libros y hasta muebles.

CEMENTERIO DE PÈRE-LACHAISE

El cementerio de Père-Lachaise, rodeado por colinas, miles de arboles, recorridos sugestivos e imponentes tumbas es considerado uno de los más bonitos del mundo. Aquí se encuentran las tumbas de ilustres personajes como Molière, Honoré de Balzac y las famosísimas tumbas de Oscar Wilde y Jim Morrison.

SAINTE CHAPELLE

Esta iglesia de estilo gótico fue construida entre 1242 y 1248 para albergar reliquias de la Pasión de Cristo compradas por Luis IX a los emperadores de Constantinopla por el triple de lo que costó la construcción de la iglesia. Consta de dos capillas, una superior donde solo podía acceder el rey y sus allegados, en ella podréis encontrar las vidrieras más impresionantes que jamás habréis visto, y una inferior, de estilo medieval, más sobria para el personal de palacio.


PASEO POR EL SENA

Los pequeños barcos zarpan desde los pies de la Torre Eiffel. Pasear en barco por el Sena es una de las cosas imprescindible que hacer en París. Podréis contemplar los maravillosos puentes que cruzan el Sena y obtener una visión distinta de la ciudad de París. Un consejo es que toméis el barco al atardecer, a tiempo para ver el encendido de la Torre Eiffel.

VISITA AL PANTEÓN

Este majestuoso edificio se encuentra en el Barrio Latino cerca de la Universidad de la Sorbona y de los Jardines de Luxemburgo. Inicialmente se construyó para alojar una iglesia pero acabó convirtiéndose en un enorme mausoleo para albergar los cuerpos ilustres de Francia. Esta visita la podréis dividir en dos; por un lado el interior del edificio donde os impresionaréis por su grandiosidad y decoración; y por otro la cripta donde están enterrados personajes de la talla de Víctor Hugo, Voltaire, Marie Curie, Alejandro Dumas, Rousseau o Jean Monet.


TUMBA DE NAPOLEÓN EN LOS INVÁLIDOS

Este grandioso complejo arquitectónico fue construido en el siglo XVII para albergar a los soldados franceses retirados. Dentro de este complejo se encuentra la Iglesia del Domo con una espectacular cúpula dorada de 100 metros. Dicha iglesia fue construida entre 1677 y 1706, su capilla real fue convertida en un panteón militar y en ella se encuentra el enorme e impresionante sarcófago de Napoleón, una visita muy recomendada y fundamental que hacer en París.

Otras visitas aconsejables e imprescindibles que hacer en París serían a las iglesias de La Madelaine y el Saint Sulpice, la visita a la Basílica de Saint Denis, la Opera Garnier y el paseo por el barrio de Le Marais.

Regreso al contenido